A un año del derrame de un ducto de PEMEX en Cadereyta Jiménez, N.L, la contaminación causada por la Refinería sigue vigente

Monterrey, México

14 de agosto del 2015

IMG_6522

Activistas durante la rueda de prensa.

A un año del derrame de hidrocarburos de un ducto administrado por la Refinería “Ingeniero Héctor R. Lara Sosa” de Petróleos Mexicanos PEMEX, ubicada en el municipio de Cadereyta Jiménez, Nuevo León, el cual tuvo consecuencias serias en los ecosistemas del río San Juan, sobre cultivos de la población local, y en la calidad del agua para consumo humano, fauna silvestre y de ganado, hacemos público que la contaminación causada por las operaciones de la refinería se mantiene vigente.

Aunque las evidencias de los daños ocasionados por el derrame ya no son físicamente visibles del todo, hemos detectado que las instalaciones de la refinería son causa de daños ambientales. De manera recurrente las instalaciones que la planta de refinación posee para el manejo de aguas residuales, expulsan hacia el exterior agua tratada que contiene hidrocarburos, aceites, acompañadas de la generación de espumas sobre el agua. Esto tiene impacto sobre la integridad de elementos naturales como el suelo o los cuerpos de agua superficiales y subterráneos.

Además de la contaminación del agua, hemos detectado en el tema de la contaminación atmosférica –con trabajo en campo y documentalmente- las cantidades importantes de compuestos y sustancias que la refinería emite hacia la atmósfera, afectando de manera visible y cualitativa la calidad del aire en su entorno inmediato. Refuerza esta valoración la evidencia recabada en comunidades locales del municipio de Cadereyta, donde a través de las comunicaciones de residentes, se registró que las partículas atmosféricas contaminantes se han acumulado en forma de capas negras de diverso grosor, sobre el follaje y frutos de los árboles existentes en diversos sectores del municipio.

Ante esta primera evaluación de los daños ocasionados por la operación de la refinería, este grupo de trabajo que integra a residentes de comunidades rurales del municipio de Cadereyta Jiménez, personas y profesionistas interesados en la atención a esta problemática, hemos ingresado un documento ante la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos, emplazándola a que haga efectivas sus facultades de verificación e inspección, y evalúe la operación de la refinería, con el objetivo de tener la certeza sobre cuál es el impacto ambiental y social de la misma.

Aunado a ello, demandamos al gobierno de Nuevo León, a PEMEX Refinería, y en particular, a la refinería Ing. Héctor R. Lara, lo siguiente:

1.- Se revise la operación de la Planta Tratadora de Aguas Residuales (PTAR) ubicada en la refinería Héctor R. Lara Sosa, y se garantice que las descargas que realiza la misma hacia los efluentes receptores cumplan con la calidad adecuada, de modo que no sean origen de impactos ambientales adversos a los territorios ubicados en torno a la PTAR, y a las personas residentes en las comunidades del municipio de Cadereyta Jiménez, y otros que pudiesen ser afectados.

2.- Se realicen estudios de calidad del agua conforme a las regulaciones de las Normas Oficiales Mexicanas aplicables, a lo largo de todos los cauces naturales y acequias a través de los cuales la PTAR efectúa descargas hacia el río San Juan.

  1. Se realicen estudios de calidad del agua conforme a las regulaciones de las Normas Oficiales Mexicanas aplicables, en todos los acuíferos subterráneos, pozos de agua utilizados para consumo humano y ganado, ubicados en las comunidades del municipio de Cadereyta Jiménez.
  2. Se realicen estudios de calidad del aire en el territorio del municipio de Cadereyta Jiménez (sin descartar otros colindantes), que permitan conocer las concentraciones de contaminantes en este componente, y las relaciones que estos tengan con la operación de la refinería Héctor R. Lara Sosa.
  3. Que la refinería Héctor R. Lara Sosa desarrolle e implemente un Sistema de Monitoreo Ambiental a través del cual, se informe del estado ambiental de ecosistemas de manera accesible a toda la población, en temas de calidad del agua superficial y subterránea, e incluyendo además, datos sobre la presencia de contaminantes en el aire. Así mismo se le obligue a implementar un trabajo de remediación profundo, en virtud del efecto que se ha desencadenado en la integridad de los ecosistemas, y eventualmente a la salud y calidad de vida de la población en las comunidades colindantes a la instalación petrolera.

El derecho al agua y el derecho a un medio ambiente sano debe ser garantizado por el Estado Mexicano, de acuerdo a la legislación internacional y nacional vigentes, por lo cual instamos a la atención inmediata a esta solicitud tomando en cuenta la evidente contaminación que ha sido descrita.

Firman:

Habitantes de la Comunidades aledañas a la Refinería de PEMEX

Colectivo Cascadas

Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos, A.C.

Parroquia La Merced

Pueblo Bicicletero

Para mayor información, contactar a las siguientes personas:

Antonio Hernández Ramírez: 044 811 902 8717.

José Manuel Guerrero Noyola: 044 81 8093 9660.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *