Policía Militar: Un retroceso en materia de seguridad ciudadana

7 de enero de 2016

Boletín de Prensa No. 1601/01

IMG_5418

Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos ve con preocupación la próxima llegada de 3 mil militares que coadyuvarán en funciones de seguridad pública en los estados de Nuevo León, Tamaulipas, Coahuila y San Luis Potosí.

El General Rigoberto García Cortés, comandante de la Séptima Zona Militar, informó el martes que dentro de los siguientes 15 días comenzarán a llegar los primeros contingentes al cuartel ubicado en el Municipio de Escobedo, Nuevo León.

De acuerdo a la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, la Policía Militar es un cuerpo especial del ejército, cuyas funciones se relacionan con vigilar el cumplimiento de la disciplina militar dentro de las instalaciones del ejército y fuerza aérea. En Nuevo León, la autoridad ha informado que: “Esta Policía Militar viene a apoyar a la zona noreste, tiene una preparación especial de coordinación y trato amable con la ciudadanía, pero están listos para acciones antimotines, contener disturbios y apoyar en labores de rescate y apoyo a la sociedad”. Esto implica que la Policía Militar realizará funciones en Nuevo León que no están establecidas en su ley orgánica.

Las primeras víctimas de la indefinición legal son los mismos militares que serán sacados a las calles sin preparación de seguridad ciudadana. En noviembre de 2014, CADHAC solicitó información con respecto a la fundamentación legal de la policía militar, sin que a la fecha se haya tenido respuesta.

Aunado a esto el Gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, dijo el martes en los medios de comunicación que reafirmarán el convenio con el Ejército para que los militares sigan apoyando a la policía estatal, buscando que se integren a la Fuerza Civil.

Es inquietante observar cómo estos proyectos son parte de la creciente militarización de Nuevo León en donde se han designado a militares en puestos de seguridad pública estatal y municipal.  Esta tendencia contraviene la recomendación de adoptar un cronograma para el retiro de las fuerzas militares de las funciones de seguridad pública hecha por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al-Hussein, durante su visita a México en octubre de 2015, misma que se suma a otras recomendaciones y lineamientos de organismos internacionales de protección de derechos humanos.

Las funciones de seguridad ciudadana persiguen la armonía en la sociedad, por lo que no deben tener ninguna lógica militar. Es importante que se construya un modelo de seguridad ciudadana y esto solamente podrá realizarse con la participación de civiles que lideren y fortalezcan estas tareas .

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *