10 AÑOS DE BÚSQUEDA DE PERSONAS DESAPARECIDAS EN NUEVO LEÓN

30 de agosto 2017
Boletín 1708/35

Los primeros casos de desapariciones de personas que llegaron a CADHAC, corresponden a hechos ocurridos en 2007. La situación era desoladora. La indiferencia y poca voluntad de las autoridades para atender las denuncias, así como los prejuicios y la criminalización de las víctimas, incrementaban el dolor de las familias que sufrían por la desaparición de sus seres queridos. Por otro lado, el miedo paralizaba a autoridades, familiares y defensores/as, dificultando la búsqueda de soluciones reales.

Para el año 2011, gracias a la Caravana del Consuelo, liderada por el poeta y activista Javier Sicilia, se inició un trabajo conjunto con la Procuraduría de Justicia del estado de Nuevo León, lográndose ciertos avances: se abrió el diálogo con las autoridades, aumentaron la atención y los recursos para la búsqueda, se realizó la revisión de expedientes correspondientes a 236 personas desaparecidas, se ha logrado la consignación de 63 personas, la sentencia de 22 (de los cuales 18 eran policías) y la localización de 169 personas (94 por ADN y 75 vivas), así como la aprobación del protocolo para la búsqueda inmediata, por mencionar algunos. Esto permitió que algunas de las familias encontraran a sus seres queridos, atenuando el dolor de las demás familias al tener un destello de esperanza.

Sin embargo, a partir del año 2015 se ha observado un retroceso en lo que se había logrado. Las desapariciones continúan vigentes. Las familias que aún no encuentran a sus seres queridos sufren no sólo por desconocer su paradero, sino por todo lo que la pérdida conlleva: niños y niñas que no tienen a su padre o a su madre, abuelas que perdieron a sus hijos o hijas y ahora deben hacerse cargo de sus nietos/as, viviendo además un grave deterioro en su situación económica, agravamiento de la situación de salud, problemas con créditos bancarios e Infonavit, criminalización de sus familiares, entre muchas otras dificultades a las que deben enfrentarse.

En esta conmemoración del Día Internacional de las Personas Desaparecidas, a diez años de las primeras desapariciones de personas registradas por CADHAC, esperamos y demandamos que las instituciones gubernamentales tengan la voluntad y la capacidad para atender las nuevas problemáticas que resultan de las desapariciones. AMORES y CADHAC han incluso generado en estos años modificaciones legislativas y de políticas públicas, sin embargo no están aplicándose del todo. El Sistema Estatal de Atención a Víctimas, por ejemplo, no funciona como lo marca la Ley, y corresponde al Gobernador que funcione correctamente. Aunado a las fallas estatales, sigue pendiente a nivel federal la aprobación de la la Ley General de Desaparición Forzada de Personas y Desaparición Cometida por Particulares.

El 2017 puede ser un año luminoso.  Necesitamos que las autoridades tengan apertura y logren encontrar soluciones nuevas a problemas nuevos;  las familias afectadas necesitan la esperanza y certeza de que las cosas pueden mejorar. La responsabilidad recae en el Estado; y desde CADHAC y AMORES continuaremos buscándoles, sabiendo que encontrarles nos llevará a la verdadera paz. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *