SIGUE EN GRAVE RIESGO LA SEGURIDAD DE INTERNOS E INTERNAS EN LOS PENALES DE NUEVO LEÓN

28 de marzo de 2017

Resulta inaceptable que el gobierno del Estado de Nuevo León siga sin garantizar la seguridad de las personas internas en los penales de la entidad, como se evidencia en este momento en el Penal de Cadereyta, donde desde ayer 27 de marzo se iniciaron disturbios, que continúan hasta el día de hoy.

Según informaciones de los medios de comunicación y del Gobierno estatal, en este  disturbio  del Centro de Readaptación Social de Cadereyta, N.L., resultaron personas lesionadas -7 de acuerdo a la cifra oficial, y más de 40 de acuerdo a reportes extraoficiales-. El día de hoy siguió agravada y sin resolverse la situación por la la falta de elementos básicos de supervivencia:  agua y alimentos.

Los hechos señalados no son excepciones, sino que derivan de las condiciones penitenciarias donde se presentan cotidianamente graves violaciones a derechos humanos. El hecho de que los internos del penal de Cadereyta hayan resuelto manifestarse pacíficamente nos revela que la ausencia y no resolucion de condiciones mínimas de protección y de garantía de necesidades básicas, han sido ingredientes para llegar a estos niveles de violencia y de pérdida de control por parte del Estado, incluso en este penal cuyas características lo ubicaban como el de mejores condiciones de los tres penales de Nuevo León.

Por ello, demandamos a las autoridades:

  1. Proporcionar alimento y agua de forma inmediata y en buenas condiciones a los internos.
  2. Rendir informe detallado del responsable del manejo de los alimentos del Penal de Cadereyta, valorando su costo y su calidad.
  3. Garantizar la integridad física y emocional de los internos en el Penal de Cadereyta, ya que existen preocupaciones sobre posible violencia, golpes y maltrato.
  4. Informar a los familiares y opinión pública, de manera oportuna y verdadera el estado de salud que guardan cada uno de los internos del Penal en Cadereya
  5. Respetar la permanencia de los internos en el Penal de Cadereyta evitando traslados como forma de castigo.
  6. Asignar personal de seguridad suficiente y capacitado, con el perfil adecuado para realizar sus labores de custodia.

La grave situación que se vive en el sistema penitenciario nuevoleonés se ha ido deteriorando aceleradamente lo que habla de una falta de voluntad política y/o incapacidad técnica para atender la situación que sigue teniendo en riesgo a miles de internos e internas.

Es necesario restaurar el orden con apego irrestricto a los derechos humanos. Hacemos responsables de las consecuencias de los Hechos recientes a las autoridades competentes: Comisario de la Agencia de Administración Penitenciaria, Secretario de Seguridad Pública, y al propio Gobernador del Estado, ya que desde el inicio de su administración conocen perfectamente lo que ocurre hacia adentro de los penales y de acuerdo a leyes locales, nacionales e internacionales son responsables de las condiciones al interior de los penales, así como de la seguridad e integridad de las personas privadas de su libertad en el Sistema Penitenciario de Nuevo León.

Firman:

Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos A.C, Evolución Mexicana, Carmen Farías, Efrén Sandoval, Ignacio Irazuzta, Luis Eduardo Villarreal, Lylia Palacios, Maricruz Flores Martínez, Roberto Benavides González, Séverine Durin.ERECHOS HUMANOS A.C

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *